Activismo, Música, Rexistencia

Agenda de Xtincion: Happy!

Happy! Reinventando las historias de navidad

 

“La homosexualidad se construye en Batman. No estoy usando gay en sentido peyorativo, pero Batman es muy muy gay. Simplemente no hay que negarlo”

Grant Morrison, Playboy Magazine, 2012

 

Un buen escritor de comics es aquel que puede resolver una historia en un solo tomo, sin necesidad de alargarla por años. Son aquellos capaces de armar novelas en las cuales pueden darnos toda la emoción en una sola sentada. Con esto no digo que no disfruto leer una buena serie, solo que…y bueno, si además la historia cuenta con un arte gráfico a la altura es todavía mejor.

Grant Morrison tiene esta cualidad. Solo basta con leer Arkham Asylum o The Filth para saber de lo que hablo, además de algunos de sus trabajos más personales como lo es Happy!, su retorcida visión de un cuento de navidad.

Hace un par de años estando en el aeropuerto de Madrid con –Inexplicablemente- unos euros de sobra me encontré con tres libros que sabía no los podría encontrar en México: Deadpool: the complete collection, Moon Girl y el Dinosaurio Diabólico, la serie escrita y dibujada por Reader y Bustos serie creada por dos de las pocas mujeres dentro de un ambiente dominado por los hombres, y que –espero y se- que pronto va cambiar. El tercero fue Happy! Editado en España por Panini Comics.

Lo leí en el avión y página a página me fue sorprendiendo como Morrison toma de escenario central para su historia la época navideña y con una deliciosa perversidad y mucho humor negro nos cuenta como Nick Sax, un ex-policía, alcohólico, un perdedor al estilo de la literatura noir que cuando pierde su trabajo comienza su caída libre hacia el abismo, empleándose como asesino a sueldo de la mafia, misma que en un intento de asesinarlo, con una violencia brutal, gráfica y sin sentido logra sobrevivir asesinando a los sicarios que fueron a matarlo a él solo para terminar con un ataque al corazón, del cual despierta para encontrarse con un burro-unicornio azul, extremadamente optimista, sarcástico que necesita su ayuda. Sax en un inicio cree que es una alucinación por su estilo de vida, pero en el desarrollo de la historia se da cuenta que es un amigo imaginario de alguien cercano a él y comienza la aventura navideña más esquizofrénica y violenta para encontrar el destructor de mundos como Happy! llama a ese villano que le quito lo único que le importa. Sin más spoilers hasta ahí les dejo la historia.

Morrison hace un notable trabajo de mezcla entre las historias de navidad donde la superación, el final feliz, la familia se amalgaman con la literatura noir y esos personajes que siguen adelante a pesar de tener todo en contra. Tercos con lograr su propósito y con una idea bastante retorcida de la moral. El humor negro en las más de 200 páginas no deja de estar presente. Una novela llena de vueltas de tuerca, con villanos aterradores donde al final el destructor de mundos, el antagónico que parece ser el principal de los villanos, es el que menos miedo nos provoca y eso convierte a los demás villanos en personajes escalofriantes.

Otra de las cualidades de Grant Morrison es que sabe escoger muy bien a los dibujantes con quienes trabaja. Para Happy! No pudo haber escogido a nadie mejor que a Darrick Robertson, uno de los mejores dibujantes en la actualidad que tienen en su currículo nada menos y nada más que ser el co-creador de la genial Transmetropolitan o de la irreverencia de Ennis contra el mundo de los superhéroes llamada The Boys. Robertson entendió a la perfección la idea que tenía Grant dando por resultado una serie de imágenes navideñas, muy coloridas, violentas y oscuras ¿Contradicción ente coloridas y oscuras? Lea el comic para que sepa a qué me refiero.

Lo sé, lo sé, es una putada de mi parte hacer una reseña de una novela gráfica que tienen poca o cero posibilidades de conseguirla. En este momento ya pueden incluirla en su lista de regalos de navidad, pero ¿Por qué lo hago? Bueno porque en diciembre del 2018, el gigante y monopólico del streaming’ Netflix produjo una serie de ocho capítulos (40 minutos por capitulo) basado en esta novela y como pocas veces fueron capaces de reflejar la esencia de la historia a la perfección. Las viñetas se convierten en estupendas actuaciones de todos los actores que aparecen en la serie, pero el que se lleva la mejor parte es Christopher Meloni ¿Lo recuerdan como Elliot en la Ley y el Orden, unidad de victimas especiales? Y que da vida a Nick Sax usando todo el humor, la violencia, la incorreción política hasta las últimas consecuencias.

Si usted es de esos amargados que prefiere pasar la Noche Buena viendo televisión que junto a su cuñado de derechas, machista, homofóbico, racista y católico a ultranza (demasiados pleonasmos en una frase) Happy! Es una excelente forma de pasarla. Un maratón a iniciar desde temprano.

La serie a diferencia de la novela gráfica ya ha producido una segunda temporada, la cual uno pensaría que es mala, pues, dice una regla general que las segundas partes nunca son buenas, sin embargo, no lo es. Con Grant Morrison dándose un tiempo para escribir capítulos, además de fungir como asesor han logrado mantener toda la locura que en la primera temporada y en la novela, solo cambia el escenario. Ahora es Pascua, regresan algunos villanos, hay otros nuevos, pero todo dentro de esa esquizofrenia, paranoia y violencia que están en los dos formatos de la primera temporada/novela.

Leave a reply