De mercados de carbono a Apartheid Climático: una mirada a las COPs de Copenhague a Durban

El llamado apartheid climático que fue la 17ava conferencia de las partes sobre cambio climático (COP) de las organización de las naciones unidas (ONU) celebrada en Durban, Sudafrica no es sino el resultado de fallidas negociaciones desde el inicio de dichas conferencias, que año con año dejan un sentimiento de fracaso, culminando con esta ultima en la que se centraban todas las esperanzas globales de llegar a un acuerdo, pues se realizaba en el marco final del Protocolo de Kyoto, el cual se vio rebasado por los intereses de unos cuantos y no del bien común.\r\n\r\nDiecisiete años de reuniones entre los países firmantes de dicho protocolo, con la participación también de los no firmantes que se aparecían con el objetivo de hacer lobby para debilitar los acuerdos ya de por si débiles de este protocolo que era el único marco de acuerdos internacionales para la reducción de Gases Efecto Invernadero (GEI). Este lobby no solo era de los países no firmantes, sino también de las corporaciones transnacionales y las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) que a su vez buscaban -y buscan- cuidar sus intereses, además de sacar provecho de una crisis climática que se ha ido agudizando con el paso de las reuniones, dejando claro que tanto las cumbres, conferencias, negociaciones y el propio protocolo no están funcionando, por el contrario, son el escenario perfecto para el lobby de todos aquellos que ven una oportunidad de sacar un beneficio, manteniendo un sistema, que es el causante directo del calentamiento global y la crisis climática\r\n\r\n \r\n\r\n De incrédulos a crisis climática\r\n\r\nAunque no se puede culpar del todo a los países que en un principio se negaron a firmar el Protocolo de Kyoto, entre los que se encuentran Estados Unidos, uno de los principales emisores de GEI, si podemos culparlos por toda la propaganda mediática y seudocientífica con la que manejaron sus intereses económicos para no firmar este acuerdo internacional, obstaculizando en gran medida las negociaciones de las COP; si bien después del Huracán Katrina el discurso cambio un poco por parte de las autoridades estadounidenses, obligados por circunstancias muy ajenas a su política ambiental, sumado a la firma del protocolo por Australia dejándolos en una desventaja a la hora de hacer lobby en las reuniones de las COP, Estados Unidos sigue negociando para que los términos y las negociaciones sean mucho mas flexibles en cuanto a las emisiones, programas de mitigación y adaptación al cambio climático y a todo aquello que ponga en peligro el sistema económico predominante, importándole muy poco las consecuencias de esta flexibilidad para con los seres humanos y el planeta en general.\r\n\r\nEstos últimos años el aumento de las consecuencias de esta crisis climática, no deja duda de que el cambio climático es una realidad y que esta es producida por la huella antropogenica, que a su vez tiene una raíz muy profunda en el sistema económico y civilizatorio actual; así los detractores han ido cambiando su discurso, buscando además seguir teniendo un beneficio económico ante este crisis. Este cambio de actitud se ha ido reflejando desde inicios de esta década, cuando los fenómenos naturales han ido en aumento y la creciente migración de refugiados ambientales del sur global hacia el norte global. La actitud de escepticismo ya no puede ser fundamentada en ningún estudio científico serio, dejándolos sin argumentos para defender su tesis. La crisis climática es una realidad tangible y muy cercana a la crisis económica que vive el mundo actualmente.\r\n\r\n \r\n\r\n De Copenhague a Durban: Crónica de un fracaso anunciado\r\n\r\nHasta la Conferencia de las Partes numero 14, realizada en Poznan, Polonia, en diciembre del 2008, estas conferencias tuvieron muy poco intereses mediático, donde los grandes medios de comunicación, incluían pequeñas notas sobre esta y las anteriores reuniones, incluso para algunos sectores de los movimiento sociales y/o altermundistas a nivel global no tenían mucha importancia y las protestas en la calle, la resistencia por parte de la sociedad civil era ínfima, con muy poca incidencia. No fue sino la COP 15, que se llevo a cabo en la ciudad de Copenhague, en el 2009 que esto cambio. La COP 15 se caracterizo por toda la propaganda mediática que tuvo antes, durante y después de la reunión oficial. Pero este fenómeno mediático no cambio solo por que por fin en esta reunión salieron a la luz las agendas ocultas de las corporaciones transnacionales y las IFIs, sino también por que en esta reunión la gran mayoría de los países del sur global formaron un bloque buscando un acuerdo vinculante mas allá de los intereses de unos cuantos, también lo fue por la gran movilización social que hubo, donde por las frías calles de Copenhague se escuchaba la consigna de “cambiemos el sistema no el clima” y desde donde sumados al bloque de los países que se resistían al lobby de los mercados de carbono llevaron al fracaso en las negociaciones oficiales, pero desafortunadamente no a las negociaciones ocultas entre los países y las IFIs que buscan en los mercados de carbono una salida a la crisis económica actual. Para el año siguiente en Cancún, en la COP 16, la situación fue muy similar dentro de las negociaciones oficiales y los lobbys de los mercados de carbono, la participación ciudadana no tuvo la repercusión de un año antes, siendo solo ensombrecido por que en Cancún, se logro fortalecer los mercados de carbono (con un fuerte sesgo a la Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación REDD y REDD+) y posicionar el fondo verde global bajo la tutela del Banco Mundial, el cual sigue tomando protagonismo y fuerza dentro de las negociaciones a pesar de las criticas y la resistencia a nivel global.\r\n\r\nMientras las reuniones de las COP siguen, el clima global va en aumento, los GEI no se han reducido, sino al contrario estamos ante una marca histórica que han hecho de este 2011 el año mas caluroso que se tiene registrado en la historia del clima y los modelos de mitigación y adaptación son solo parte de un discurso vacío, que en Cancún llegaba a “sus dulces diesiseis”. \r\n\r\nDurban no fue diferente, el fracaso estaba anunciado desde antes de la reunión, este fracaso fue anunciado desde Copenhague y rectificado en Cancún y ante el evidente secuestro del Protocolo de Kyoto en su ultimo año por parte de las corporaciones transnacionales y las IFIs que además llevaron las negociaciones y acuerdos a un terreno que les satisface por completo para continuar beneficiando al mercado y el sistema económico actual, las consecuencias de la crisis climática han alcanzado un tope máximo que nos pinta un futuro nada favorable para el buen vivir de los seres humanos y los ecosistemas globales.\r\n\r\nDe Copenhague a Durban solo fue exitoso el fortalecimiento del mercado y la debilidad de los gobiernos para hacerle frente, dejando claro que no podemos esperar mucho de dichas reuniones, solo un fracaso sistémico que ya no da mas.\r\n\r\n \r\n\r\n Crisis económica + crisis climática = crisis sistémica\r\n\r\nA días de que finalizo la reunión de Durban, podemos decir que esta fue la cereza en el pastel que necesitaban los países para rendirse al lobby de las corporaciones y las IFIs, lo que vemos es un Protocolo de Kyoto extendido pero secuestrado por intereses económicos, un fondo verde climático global que lo único visible de el es que sera manejado por el Banco Mundial y el compromiso de un nuevo acuerdo para finales del 2015, fecha final de la extensión al Protocolo de Kyoto, acuerdo que a todas luces, llevara el sello de los que ahora han secuestrado el protocolo y que solo beneficiara al sistema económico actual, pero no al planeta y/o la humanidad.\r\n\r\nLa actual crisis económica global ha sido el pretexto ideal para el fracaso de Durban, desde la salida de Canadá del Protocolo de Kyoto, argumentando la falta de liquidez para cumplir con los acuerdos de Kyoto, hasta el llamado Apartheid Climático, que dejo claro que el norte global aun tiene el sartén por el mango a la hora de negociar. Durban ha sido el remate de lo cocinado en Copenhague y Cancún, la suma de dos crisis que reflejan una mucho mas amplia, una crisis sistémica, civilizatoria, que además nos deja en una posición muy vulnerable y francamente desastrosa para los próximos años; el futuro de seguir la tendencia actual no es para nada deseable, al contrario, las consecuencias irán en aumento y las oportunidades de una solución que venga desde arriba, cada día se ve mas lejana.\r\n\r\n Desde abajo, las soluciones existen\r\n\r\nSi bien el futuro no es el deseable, desde abajo, en las mismas comunidades muchas de ellas de las mas vulnerables a las causas raíz del cambio climático, se vienen construyendo soluciones que nos hacen creer que no todo esta perdido y que aunque estamos ante la caída de un sistema que se niega a morir, cientos han pasado de la indignación a la construcción y eso es esperanzador, por que vemos en nuestros iguales acciones no de depredación, sino de cooperación, de construcción y aunque aun falta mucho camino por recorrer en medio de un sistema que se violenta mientras mas agoniza, no esta de mas seguir caminando y construyendo desde abajo, desde las ruinas del sistema y con esperanza, convirtiendo la indignación en el motor de nuestro accionar diario y futuro.

Leave a reply