Carta abierta a M.V.Z. Héctor Moisés Laguna Torres. Presidente municipal de Empalme, Sonora  ¡No a la incineración y tecnologías similares, por una estrategia de Basura Cero!

Carta abierta a M.V.Z. Héctor Moisés Laguna Torres. Presidente municipal de Empalme, Sonora ¡No a la incineración y tecnologías similares, por una estrategia de Basura Cero!

\r\n

Septiembre del 2013

\r\n

 incineradora no gracias

\r\n

A:

\r\n

M.V.Z. Héctor Moisés Laguna Torres.

\r\n

Presidente municipal de Empalme, Sonora.

\r\n

Juan José Guerra Abud

\r\n

Secretario de SEMARNAT.

\r\n

Licenciado Guillermo Padrés Elías\r\nGobernador Constitucional del Estado de Sonora.

\r\n

A los medios de comunicación

\r\n

A la sociedad sonorense en general.

\r\n

Por este conducto hacemos de su conocimiento nuestra preocupación ante diversas declaraciones a la opinión pública, en las que usted señala que considera como opción para el manejo de los residuos sólidos de Empalme la incineración (oxidación térmica), gasificación, gasificación por plasma, pirolisis y arco de plasma; esto también pensando en obtener energía eléctrica.

\r\n

Las organizaciones abajo firmantes queremos poner de relieve los graves impactos a la salud humana, al medio ambiente y a la economía local que conllevaría la instalación de una incineradora en Empalme, y así le instamos a que tenga en cuenta la siguiente información científica y contrastada por expertos en la materia:

\r\n

1.-Existe evidencia científica de que la incineración y las tecnologías de tratamiento térmico similares son fuentes generadoras de contaminantes con graves efectos dañinos a la salud y al medio ambiente.

\r\n

La incineración genera contaminantes en gases de chimenea, cenizas (de fondo y volátiles), filtros, líquidos del lavado y emisiones fugitivas. La contaminación química generada consiste en nuevas partículas tóxicas como las dioxinas, furanos y bifenilos policlorados (PCBs), además de naftalenos policlorados, bencenos clorados, hidrocarburos poliaromáticos (PAHs), numerosos compuestos orgánicos volátiles; y diversos metales pesados (plomo, cadmio, arsénico, cromo y mercurio). En cuanto a gases de efecto invernadero, la incineración es una fuente de dióxido de carbono (CO2)y óxido de nitrógeno (N2O).

\r\n

2.-Las dioxinas, furanos, PCBs y demás contaminantes mencionados, son Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), regulados por el Convenio de Estocolmo aprobado y ratificado por el Estado Mexicano, por ser un “peligro para la salud humana y el medio ambiente”. Los COP son sustancias organocloradas, tóxicas, persistentes y bioacumulables en los organismos. Son estables a la luz solar, humedad, aire y calor, por lo que persisten en el ambiente y causan efectos a largo plazo. Se concentran en los productos lácteos y la carne, además de contaminar el suelo, atmósfera, agua, flora y fauna silvestre.

\r\n

Los COP que se transmiten tienen un efecto transgeneracional, puesto que traspasan la placenta y llegan a contaminar la leche materna, de manera que ponen en riesgo, especialmente, la salud de la población infantil y de las mujeres embarazadas, violando sus derechos humanos reproductivos y de la niñez fundamentales. Los efectos crónicos de las dioxinas y contaminantes orgánicos persistentes (COP) incluyen diversos tipos de cáncer (sarcoma en tejido blando y Linfoma no-Hodgkin, cáncer de pulmón, de laringe, de hígado y cáncer infantil), daños reproductivos en hombres y mujeres, incluyendo embarazos múltiples, efectos en el feto, cambios hormonales y metabólicos, daños al sistema nervioso central y periférico, daños al hígado y al sistema inmunológico (2).

\r\n

3.-Existe amplia literatura científica que aporta evidencias sobre la relación causal entre la incineración de residuos y la aparición de cáncer en la población, especialmente en mujeresembarazadas y niños. En ese sentido, cabe señalar que los últimos estudios científicos publicados en España, habiendo evaluado el riesgo de morir de cáncer en una zona de 5 kilómetros alrededor de las incineradoras españolas, han detectado un exceso de mortalidad por cáncer en esas áreas, especialmente con tumores malignos en la pleura, estómago, hígado, riñones, ovarios, pulmones, colon, vejiga, además de leucemia.

\r\n

4.-La instalación de una incineradora no solo puede afectar gravemente los negocios locales, sino que además puede arruinar las arcas públicas, puesto que la incineración es el método más costoso para generar energía y realizar un tratamiento finalista de desechos. Miles de millones de dólares de los contribuyentes se gastan en los subsidios para la construcción y operación de incineradoras. En 2011, Harrisburg, PA se convirtió en la ciudad más grande de EE.UU. a declararse en quiebra, y la culpa financiera recae sobre los hombros de sus pagos de la deuda para las mejoras asombrosas en incineración. Los contribuyentes de la ciudad de Detroit han gastado más de 1.2 mil millones de dólares en pagos del servicio de la deuda de construcción y mejoramiento de residuos más grande del mundo incinerador. Como resultado, los residentes han tenido que pagar tasas muy altas de eliminación de basura de más de 150 dólares por tonelada. La ciudad podría haber ahorrado más de 55 millones en sólo un año si nunca hubiera construido el incinerador. Por una fracción de estos gastos, las inversiones en el reciclaje, la reutilización y refabricación crearían significativamente más oportunidades de negocio y empleo.

\r\n

5.-Los avances tecnológicos en las técnicas industriales de incineración no han conseguido neutralizar su potencial contaminante. Aunque la incineración y las tecnologías térmicas similares alcancen altas temperaturas, los gases se enfrían y es precisamente en esta fase en la que se generan estos contaminantes. Aunque los incineradores planteen que aplicarán los controles más estrictos, los COP liberados tarde o temprano acabarían aumentando su concentración tóxica en la cadena alimenticia debido a que son bioacumulables. Por otra parte, los “controles” establecidos por la Legislación Federal a la incineración, de una medición al año, previo aviso, difícilmente reflejarán las condiciones reales de operación, además de que en México no hay laboratorios confiables para la medición y el análisis de estos contaminantes.

\r\n

Falta señalar que las tecnologías de gasificación, pirólisis y arco de plasma son tecnologías de incineración, tal como lo indica la normativa de la Unión Europea (3). La gasificación tiene emisiones similares a los incineradores de quema masiva e incluso se han encontrado emisiones mayores de dioxinas y no comparados con incineradores tradicionales (4). La pirólisis genera también dioxinas y furanos (5); todo ello a pesar de la propaganda de las empresas que las promueven y que aseguran que no producen emisiones contaminantes o que solo liberan “gases inertes”.

\r\n

6.-En definitiva, la contaminación de los residuos no desaparece en procesos de combustión aparentemente más sofisticados; solo sigue transformándose igualmente en contaminación química que persiste en el ambiente. La gravedad de los efectos se incrementa cuando se incineran residuos peligrosos como químicos, industriales, hospitalarios, agropecuarios. Las tecnologías similares no hacen desaparecer los residuos peligrosos, sólo reducen aparentemente su volumen, separan y concentran los contaminantes, al tiempo que crean nuevos de extrema toxicidad.

\r\n

7.-Advirtiendo que su propuesta plantea incinerar la basura para producir energía eléctrica, cabe señalar que esto sólo aumentará las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático. Los incineradores emiten más dióxido de carbono por Kw/hora de electricidad generada que las centrales térmicas que operan con carbón, con gas o gasóleo. Por otra parte, el reciclaje ahorra de tres a cinco veces más energía que lo que se puede generar en un incinerador (7), y también reduce las emisiones provocadas por la extracción, el transporte y el procesamiento de materia prima. Aunque las incineradoras plantean hacer compatible el reciclaje de materiales y la incineración, en la práctica un gran número de materiales con potencial reciclable acabarán en los incineradores o tecnologías similares, pues para ser rentables se alimentan de volúmenes crecientes de basura, sobre todo si se planea meter a la inversión privada en ellos, por lo que no contribuyen en nada a la reducción en la generación de residuos sólidos.

\r\n

Por estas y otras razones la incineración y las tecnologías térmicas similares son rechazadas por un amplio movimiento ciudadano internacional y por diversos gobiernos estatales en diversas partes del mundo (8). En Europa, Asia y Estados Unidos se han documentado recientemente numerosos proyectos de gasificación, pirólisis y plasma rechazados por comunidades y ciudades (9). En la ciudad de Vancouver y en Port Moody, Canadá, se rechazaron las propuestas de gasificación de basura por arco de plasma para producir energía eléctrica en el 2008 (10); y ese mismo año, después de una detallada evaluación, el Departamento de Protección Ambiental del Estado de Massachusetts, en Estados Unidos, descartó a la gasificación y pirolisis debido a los contaminantes e impactos energéticos posibles comparados con los beneficios que se alcanzarían ampliando y fortaleciendo los programas de compostaje y reciclaje (11).

\r\n

El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), firmado y ratificado por el Gobierno Mexicano, siendo parte del marco legal nacional, señala a los incineradores como una de las principales fuentes de formación y liberación de COP, como las dioxinas (Anexo C II); establece en su Artículo 5 la obligación de reducir de manera creciente hasta lograr su eliminación total las fuentes generadoras de dioxinas y furanos y otros COP generados de manera no intencional. Establece que los gobiernos deben exigir las Mejores Técnicas Disponibles y considerar de manera prioritaria la evaluación de alternativas que no generen y liberen a estos COP (art. 5 Parte V, b) (12); y en las guías para las Mejores Técnicas Disponibles y Mejores Prácticas Ambientales incluye la referencia a la Estrategia de Basura Cero en las alternativas a considerar (13).

\r\n

Más de 100 ciudades y municipios en el mundo han establecido la Estrategia de Basura Cero para reducir de manera creciente la generación de residuos sólidos, incrementar su reuso, reparación y reciclaje sin incineración. Destacan los casos de la ciudad de San Francisco, California; Pune, India; Alaminos, Filipinas y Flanders, Bélgica (14).

\r\n

Los datos oficiales sobre el tipo o composición física de los residuos que se generan y los niveles de recuperación en los documentos oficiales necesitan ser actualizados y deben establecerse metas más ambiciosas de reciclaje sin poner en riesgo la salud y ambiente de la población. De los 35 subproductos de la basura, el 43% es materia orgánica, 43% es material reciclable; y existe un 17% de otros productos que deben rediseñarse o reducirse. Otras fuentes hablan de que en las plantas de selección tan solo se recupera entre el 3.9 y 6.7% de los residuos que ingresan. Otras hablan de que solo un 13% de los residuos colectados se reciclan, sea como composta o material reutilizable. Reconocemos que se han hecho avances en cuanto la recuperación del PET, residuos de construcción y la recolección de pilas, pero se requiere ampliar y profundizar mucho más la recuperación de materiales. (15)

\r\n

Con base en las consideraciones anteriormente expuestas, las organizaciones y firmantes demandamos:

\r\n

La elaboración e implementación del Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para el municipio de Empalme, en particular, y para todo el Estado de Sonora, mediante un proceso de participación y consulta pública transparente, que incluya una Estrategia de Basura Cero, que excluya a la incineración y tecnologías de tratamiento térmico similares.

\r\n

Dicha estrategia hacia Basura Cero debería considerar en una estrategia múltiple los siguientes aspectos:

\r\n

• Incluir metas específicas para la reducción paulatina de la generación de residuos sólidos en Sonora a corto, mediano y largo plazo; y no solo la minimización del volumen de residuos que van al relleno sanitario.

\r\n

• Medidas legislativas para ampliar la responsabilidad de los fabricantes y distribuidores de los productos en el mercado al terminar su vida útil, incentivando su rediseño para sustituir los compuestos no reciclables y sustituir los componentes tóxicos, en lugar de seguir pasando la responsabilidad de su manejo a los consumidores, delegaciones y gobierno de la ciudad.

\r\n

• Ampliar y fortalecer los programas de recuperación de los residuos reciclables, poniendo prioridad en los residuos orgánicos, con metas más ambiciosas para incrementar las metas de compostaje y reciclaje.

\r\n

• En cuanto al compostaje, invertir en plantas nuevas de composta y biodigestión, en una estrategia descentralizada, familiar, social y pública en distintas zonas urbanas y del suelo de conservación, incluyendo la producción de plantas de ornato y jardinería, evitando que se contaminen en los camiones de basura.

\r\n

• Establecer un aumento en los niveles de reciclaje para una amplia variedad de materiales, incluyendo papel, cartón, metal, vidrio, plásticos, escombros; y complementarlo con programas de reutilización de textiles, materiales voluminosos, equipos eléctricos y electrónicos.

\r\n

• La conservación de empleos de la planta actual de trabajadores y nueva generación de empleos mediante el fomento de empresas sociales y la capacitación, el reforzamiento y ampliación de las plantas de separación, reuso, compostura y reciclaje sin incineración.

\r\n

• Inclusión y formalización del sector informal del reciclaje en el municipio de Empalme, en particular, y el Estado de Sonora en general, que hoy día tiene una gran operatividad, y cuyo potencial se vería gravemente afectado por la instalación de una incineradora.

\r\n

Los recicladores necesitan apoyo para crear cooperativas, tener acceso a mejores equipamientos, negociar el acceso directo a las fuentes de residuos, y en general mejorar su salud, seguridad y medio de vida. Los gobiernos de las ciudades en países en desarrollo necesitan ayuda para entender el valor del sector informal e incorporar el sector informal en las estrategias de residuos.

\r\n

• Una campaña de información masiva y permanente a la ciudadanía sobre los mecanismos de separación en origen y los beneficios del enfoque de Basura Cero.

\r\n

• Mecanismos de participación ciudadana en el diseño y el seguimiento del Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos.

\r\n

• Una estrategia de aprovechamiento de fuentes renovables de energía, en lugar de pretender incinerar basura para generar energía eléctrica.

\r\n

• Considerar la experiencia sobre Basura Cero que tienen otras ciudades en el país y en otros países (16) y la experiencia participativa de reciclaje de los grupos de la sociedad civil.

\r\n

• Realizar la selección de los lugares de ubicación y construcción de los centros de reciclado de una manera transparente e incorporar las demandas de la sociedad civil y pueblos rurales afectados en su viabilidad e impacto ambiental.

\r\n

Con esto se lograría una reducción progresiva del enterramiento de la basura destinado a los rellenos sanitarios y se avanzaría en una política pública preventiva y verdaderamente sustentable para las presentes y futuras generaciones.

\r\n

Atentamente:

\r\n

 Alianza Global para Alternativas a la Incineración

\r\n\r\n


\r\n

Referencias:

\r\n

1.- Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente del Estado de Quintana Roo.

\r\n

2.- Fernando Menéndez, Resumen de Avances. Coordinación General de la Comisión para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos. Presentación ante la Asamblea Legislativa del DF, 10 de julio de 2008. Se calcula que se producen un 25% de cenizas de fondo del total de residuos incinerados en Jindrich Petrlik, Ralph Anthony Ryder, After Incineration the Toxic Ash Problem April, 2005.

\r\n

IPEN, ver 3. Waste Incineration Residues.

\r\n

3.- Directiva 2000/76/CE del Parlamento europeo y del Consejo de 4 de diciembre de 2000 relativa a la incineración de residuos.

\r\n

4.- Blue Ridge Environmental Defense League: Incineración y gasificación: una comparación tóxica. Carolina del Norte, EUA, 2002; otros estudios comprueban que la gasificación generan también Dioxinas y furanos (Por ej. en Amemania Mohr et al 1997). GAIA está actualizando un documento sobre estos impactos y se dará a conocer próximamente.

\r\n

5.- (Weber y Sakurai Chemosphere 45, 1111: 2001). Mohr, Nonn & Jager, Chemosphere 34, 1053 (1997) Rosemann, Lorenz, Bahadir & Hopf, Frensenius Environ. Bull. 7, 289 (1998). Para una explicación detallada de los problemas de la gasificación y pirólisis ver el video en inglés del consultor de Naciones Unidas e Jorge Emmanuel en http://www.youtube.com/watch?v=09A-iQfhRUE

\r\n

6.- Pat Costner, Incineración y Salud. Conocimientos Actuales sobre los Impactos de las Incineradoras en la Salud Humana. Greenpeace, 2001.

\r\n

7.- Platt, B., Ciplet, D., Lombardi, E. y Bailey, K.M: Stop Trashing the Climate. GAIA, ILSR, Eco-Cycle, 2008. www.stoptrashingtheclimate.org

\r\n

8.- Ver la página de la Alianza Global de Alternativas a la Incineración GAIA http://www.no-burn.org y http://noalaincineracion.org.

\r\n

9.- Ver reporte de Greenaction for Health & Environmental Justice y Global Alliance for Incinerator Alternatives (GAIA) Incineration in disguise. Case Studies of Gasification, Pyrolysis, and Plasma in Europe, Asia, and the United States , Junio 2006.

\r\n

http://www.greenaction.org/incinerators/documents/IncineratorsInDisguiseReportJune2006.pdf y ver más casos en http://www.greenaction.org.

\r\n

10.- Ver la oposición de residentes, ambientalistas y Consejo de Recicladores de Columbia Británica en http://www.zerowastevancouver.org/. La empresa Plasco Energy que fue rechazada es la misma que en Ottawa tiene una planta experimental de gasificación, funcionando con problemas.

\r\n

11.- http://www.no-burn.org/article.php?id=610

\r\n

12.- Al examinar las propuestas de construcción de nuevas instalaciones o modificación importante de las existentes que produzcan COP no intencionales “deberán considerarse de manera prioritaria los procesos técnicas o prácticas de carácter alternativo que tengan similar utilidad pero que eviten la formación y liberación” de dioxinas, furanos, PCB, HCB no intencionales, (Anexo C, Parte V, b) del Art.5, Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.

\r\n

13.- Guías Sobre Las Mejores Técnicas Disponibles (MTD) y Guía Provisional sobre las Mejores Prácticas Ambientales relacionadas con el Art 5 y Anexo C del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes. 2002 y revisión de 2006. Sección de Consideración de Alternativas en la aplicación de las MTD (Sección II A, B, C D) y referencias al enfoque de Basura Cero, Section III. C inciso ii; Waste Management Consideration, inciso 4 y 5. Recycling, Resumen y Sección V A. Waste Incinerators 4. Alternatives to the incineration of municipal solid waste www.pops.int.

\r\n

14.-On the Road to Zero Waste: Successes and Lessons from around the World. Descargar una versión en PDF en: http://www.no-burn.org/on-the-road-to-zero-waste-successes-and-lessons-from-around-the-world

\r\n

15.-Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para Quintana Roo 2004-2008.

\r\n

16.-Ver referencia 14.

\r\n

Lewis, Al, Don’t trash my city, Harrisburg activist warned, Market Watch, October 19, 2011, http://www.marketwatch.com/story/dont-trash-my-city-harrisburg-activist-warned-2011-10-19?reflink=MW_news_stmp

\r\n

Guyette, Curt, Fired Up: Detroit Incinerator’s Long Simmering Opposition, Detroit Metro Times, April 2008. http://www.metrotimes.com/editorial/story.asp?id=127483 Muller, Nicholas Z., Robert Mendelsohn, and William Nordhaus. 2011.”Environmental Accounting for Pollution in the United States Economy.” American 18

\r\n

Referencia: Javier García-Pérez, Pablo Fernández-Navarro, Adela Castelló, María Felicitas López-Cima, Rebeca Ramis, Elena Boldo, Gonzalo López-Abente, Cancer mortality in towns in the vicinity of incinerators and installations for the recovery or disposal of hazardous waste, Environment International 51 (2013), 31-44.

Leave a reply