A 20 años de la cumbre de Río y la farsa de la economía verde

Este 2012 se celebran los 20 años de una de las reuniones globales mas importantes del siglo pasado, me refiero a la Cumbre de Río de Janeiro, celebrada en junio de 1992 y que de cierta forma marco o al menos intento marcar la pauta entre el desarrollo humano y las necesidades de la naturaleza. Si bien no fue en esta cumbre donde se acuño por primera vez el termino de Desarrollo Sustentable, si fue aquí donde cobro mas importancia logrando permear el discurso de muchos gobierno que vieron en la naturaleza una nueva oportunidad de hacer negocios, esta vez pintándose de verde, así nacen desde las Agendas 21, hasta el Protocolo de Kyoto, buenas ideas, mal implementadas.\r\n\r\nLa cumbre de Río también tuvo una importancia considerable en la organización comunitaria que mas allá del oficialismo y toda la parafernalia que hubo en la cumbre oficial, esta sirvió de base para que muchos movimientos, organizaciones, redes, alianzas tanto de base como sus acompañantes -las ONGs- lanzaran un llamado de alerta y una exigencia de equidad ante un sistema económico que comenzaba a insertarse en la macroeconomía global. En esta cumbre muchas voces que anteriormente no eran escuchadas comenzaron a tomar las calles para hacerse escuchar. La Cumbre de Río pudo haber sido la base para la reconstrucción de las relaciones humanas y la naturaleza, una reconstrucción que pudo haber ido hacia un enfoque anti y ecosistemico. Lamentablemente no fue así, convirtiéndose en una oportunidad para los gobiernos, las Instituciones Financieras Internacionales y las corporaciones transnacionales de expandir sus mercados hacia los ecosistemas y los bienes comunes naturales, esto bajo el pretexto del Desarrollo Sustentable.\r\n\r\nSi bien esta cumbre fue un parte aguas para lo que a la larga comenzó a llamarse Altermundismo y los voces de las comunidades mas vulnerables, de los movimientos sociales y ambientales comenzaran a tomar fuerza, la importancia de esta reunión global radica en muchos acuerdos e intentos por buscar alternativas donde el Desarrollo Sustentable pudiera ser una realidad. También fue la mesa desde donde las problemáticas socio ambientales como el calentamiento global, el desarrollo urbano desmedido entre otras comenzaran a tomarse en serio. Lamentablemente esto solo se quedo en buenas intenciones y falsas promesas pues desde el reformismo donde se propusieron, no eran lo suficientemente fuertes para contrarrestar un sistema que comenzaba a mostrar una cara extractiva, privatizadora, haciéndolas fracasar desde el principio, pero abriendo las ventanas de oportunidades para que el sistema mismo se hiciera de las herramientas necesaria para seguir expropiando y explotando a la naturaleza y las poblaciones mas vulnerables.\r\n\r\nNo podemos negar que de la Cumbre de Río a la fecha, las luchas y resistencias locales que a la par se hicieron globales a favor de los bienes comunes han cobrado una fuerza histórica, que estas han dado grandes victorias; como tampoco se puede negar que el sistema neoliberal en estos últimos 20 años se ha reforzado, respaldando la privatización de los bienes comunes naturales, que ha dado como resultado la crisis generalizada que se vive actualmente.\r\n\r\nA 20 años y envueltos en crisis económicas, ecológicas, sociales a la que muchos expertos catalogan como una crisis civilizatoria, que es lo que podemos esperar de esta nueva cumbre. Si hacemos un repaso de estos años y obviamos las crisis actuales. Este tiempo se caracteriza por ser las décadas en las que mas cumbres, reuniones, conferencias organizadas por la ONU o por otros organismos que agrupan países, donde el lobby de las corporaciones transnacionales y las IFIs presionan a los gobiernos para que en vez de buscar atacar las problemáticas por las que se reúnen se den las pautas para fortaleces un sistema que beneficiaba a solo el 1% de la población, mientras que el 99% vive en situaciones vulnerables frente a las distintas crisis que aquejan a la humanidad desde hace ya 20 años o mas. Este tiempo solo ha servido para acrecentar y evidenciar aun mas las inequidades, las injusticias, los atropellos de este 1% sobre el otro 99%, pero también han sido años en que el mismo sistema ha entrado en una crisis que día a día se vuelve insostenible, amenazando con llevarse al planeta por delante cuando llegue a su fin.\r\n\r\nEsta nueva Cumbre, conmemorando la de Río de Janeiro en 1992, por mas que intentan pintarla de verde, incluyente, por mas que intente recuperar el sentimiento y las esperanzas de aquel entonces , de vendérnosla como la solución a la crisis llega en un momento histórico en que los gobiernos, las corporaciones transnacionales y las IFIs buscan desesperadamente seguir sobreviviendo y han encontrado en lo que ellos llaman la Economía Verde el suplente perfecto al fracaso en que se convirtió su idea de Desarrollo Sustentable; la Economía Verde es solo el nuevo nombre a una practica que el sistema ha venido llevando a cabo desde hace años, que es la explotación de los bienes comunes naturales, la privatización del territorio, el desplazamiento de comunidades, generando mas deuda ecológica que se suma a la deuda histórica que ya tienen los países del norte global para con el sur global.\r\n\r\nBasta leer los documentos oficiales de esta nueva cumbre llamada Río+20 para comprender que si hace 20 años la concepción dentro de la cumbre oficial era desde el reformismo buscar herramientas y mecanismos que fueran directrices hacia la protección ambiental y el Desarrollo Sustentable (las agendas 21 son un ejemplo de esto), hoy es mucho mas cínico por parte de los gobiernos títeres y las corporaciones que los manejan, esta vez se ocultan en el sentir de hace dos décadas para pintarse de social y ambientalmente responsables, buscando solo como salvar al sistema de la crisis que vive actualmente, eso si desde una Economía Verde que solo beneficia a ese 1% tan criticado y atacado en los últimos años que la crisis ha llevado a la calle a tantos y tantas.\r\n\r\nRío+20 se presenta como una nueva farsa del sistema y todos sus cómplices, incluidas muchas de las grandes ONGs transnacionales que viven beneficiándose del discurso reformista desde la Cumbre de Río en 1992, intentándonos vender la panacea de la Economía Verde como hace 20 años nos vendieron el Desarrollo Sustentable. Esta economía es solo un intento mas de supervivencia ante una crisis y una indignación como nunca había vivido el sistema neoliberal, aunque este se disfrace de izquierda.

Leave a reply